Asociación Mexicana de Ortopedia Maxilar A.C.

ORTOPEDIA MAXILAR


Ortopedia


DR. JESUS A SARABIA AGUILAR
Ortopedia Maxilar
Fundador y miembro Honorario Asociación Mexicana de Ortopedia Maxilar A.C.
Ex-Director Facultad de Odontología UNAM
Catedrático por oposición en Ortodoncia UNAM
México
AMOM


Principios Biomecánicos en Ortopedia Maxilar /Ortodoncia

Desde sus inicios la ORTODONCIA, ha venido centrando su interés en los arcos de alambre como productores de fuerza para movilizar los dientes. De aquí los conceptos de fuerza para movilizar los dientes. De aquí los conceptos de fuerzas, ligeras, continuas, intermitentes, diferenciales. etc. y aunque regidos y en su totalidad por las leyes de la Fuerza Física en su capitulo de la Mecánica, el interés de su estudio radica en la respuesta biológica de los dientes a la aplicación de las mismas, para producir su movimiento y mantenerlos en equilibrio.

En la actualidad, con los grandes avances de la Tecnología, sofisticación, de los tratamientos, y nuevas aleaciones, materiales, etc; y sobre todo el impresionante avance de la informática, exigen al ortodoncista un enorme esfuerzo para mantenerse al día. Ya no puede conformarse con las tradicionales aleaciones de tan comprobable éxito. Aplicando los mismos arcos, los mismos dobleces, enfrentandose a los mismos problemas de sus derivaciones y sujetandose a las mismas limitaciones. Tendrá que refrescar y profundizar continuamente sus conocimientos en las magnitudes, vectores, combinaciones y resultantes de fuerzas, direcciones y momentos que inevitablemente se presentarán al colocar los arcos. Aunque estos sean prefabricados y preprogramados, ya que en todos ellos sigue prevaleciendo el mismo criterio, basado en el conocimiento, análisis y comprensión de las leyes de Newton.

Uno de los problemas mas discutido en Mecánica Ortodóntica es el de la relación de la magnitud de la fuerza empleada y el desplazamiento dentario por unidad de tiempo el cual hasta el momento solo puede calcularse matemáticamente ya que no existen datos de experimentación clínica al respecto. Porque siendo fuerzas puramente físicas las que determinan el movimiento Ortodóntico, no se consideran las fuerzas biológicas de los tejidos de soporte del diente que actúan por intermedio de las fibras gingiales, lengua, labios, músculos de la masticación, peribucales, etc. De aquí que cuando se coloca un aparato Ortodóntico, el paciente experimenta dolor, o molestia. Efectos colaterales indeseables y difíciles de controlar de las fuerzas físicas.

En ORTOPEDIA MAXILAR, por el contrario, los problemas biomecánicos se originan, desarrollan y se resuelven en el terreno biológico, al crearse por así decirlo, circuitos cerrados de fuerzas dentro del propio organismo. Lo que exige un conocimiento anatomofisiológico del aparato masticario como unidad funcional, en sus aspectos cinemático estático y dinámico. Porque en Biología Oral las fuerzas que rigen el equilibrio Dento-maxilo-Facial se encuentran manifestadas por la presión del tejido, la presión atmosférica y la presión muscular.

En los movimientos Ortopedico-Maxilares, aunque los dientes se encuentren mal colocados o no articulados de una manera correcta, se encuentran en equilibrio fisiológico. Las fuerzas empleadas solo deben provocar desplazamientos compatibles con este equilibrio, respetando al mismos tiempo el equilibrio preexistente, a fin de cambiar la posición de los dientes de una manera estable, porque el movimiento intermitente provocado por los aparatos Ortopedico-Maxilares, depende en gran parte de la fuerza empleada y la duración de su acción. Si la oclusión de los dientes dificulta esta acción los aparatos empleados y las fuerzas que originan, solo serán útiles si actúan en el mismo sentido que los músculos, porque la posición de los dientes no puede ser independiente de la relación de los maxilares con el cráneo y la cara.

Desde el punto de vista Biomecánico, el complejo arquitectónico Dento-Maxiofaciál es tan complicado que es el mas difícil de descifrar. Pero al analizar la cabeza simplemente como otra parte de esqueleto que se ha reajustado a la postura erecta del cuerpo humano, se demuestra un ejemplo mas de los convincentes procesos de adaptación funcional. Principal fundamento de los movimientos dentarios determinados por los aparatos Ortopedico-Maxilares, cuyo empleo garantiza la salud de los tejidos paradontales debido a que las fuerzas generadas son inferiores a la presión sanguínea de los capilares, actúan sobre un corto trayecto comprimiendo ligeramente los tejidos, pero sin interrumpir la circulación sanguínea.

Conferencia dictada: II Reunión de Ortopedia Dentofacial, 27-30 nov. 1997, Guanajuato, México.



Home Page Artículos Científicos E-Mail AMOM