Asociación Mexicana de Ortopedia Maxilar A.C.

ORTOPEDIA MAXILAR


La


DR. FERNANDO SORIANO PADILLA
Cirujano Maxilofacial
Presidente C.Cientffica, Conseio Mexicano para la Certificación en Cirugia Maxilo-Facial

México, D F México
AMOM


Tratamiéntos en Cirugia Ortognática

Los maxilares constituyen la mayor parte del esqueleto del macizo facial, como consecuencia de su posición prominente y de las íntimas relaciones que guarda con el resto de los huesos faciales. Por lo tanto las anomalías de forma y posición de los maxilares son el resultado de un crecimiento desproporcionado del macizo dentofaciat los cuales van a tener una repercusión importante en la función masticatoria y estética facial Ya que la falta de una relación armónica entre los huesos esqueletales se acompaña de movimientos dentarios que buscan una compensación morfológica y funcional.

Las deformidades dentofaciales pueden clasificarse en 3 grupos

1) Anomalías congénjtas

2) Anomalías del desarrollo

3) Deformidades adquiridas

Es importante establecer el Diagnóstico adecuado tomando en cuenta la etiología de la deformidad Dentofacial ya que como se menciona de acuerdo a la clasificación estas en ocasiones están acompañadas de alteraciones agregadas por ejemplo síndromes asociados con deficiencia del tercio medio, síndromes asociados con deficiencia mandibular, prognatismo, exceso vertical, asimetría facias..

En los cuales el tratamiento requiere de establecer prioridades de atención. Muchos autores aconsejan que por regla general la cirugía ortognática para la corrección de las deformidades dentofaciales debe ser llevada a cabo una vez finalizado el crecimiento ya que un crecimiento residual después de una correcta intervencrión provocaria recidiva. Mientras que otros investigadores clínicos recomiendan la corrección durante el crecimiento del niño sin embargo la sincronización de procedimientos en pacientes pediátricos sigue motivando controversia pero con la adición y los adelantos de la ortopedia maxilofacial pensamos que puede ser un adelanto en cuanto al manejo temprano en el paciente adolescente.

Finalmente consideramos que es de un valor incalculable la relación de trabajo conjunto entre el cirujano y el ortodoncista.

Ahora que ambas especialidades se han integrado, los objetivos terapéuticos se alcanzan con mayor facilidad, evitando así los problemas que surgen cuando el paciente es tratado en forma aislada.
Noviembre 27 1998, AMOM. A.C.

 




Home Page Artículos Científicos E-Mail AMOM