by WOWSlider.com v8.1m
ARTÍCULOS CIENTÍFICOS

ORTOPEDIA MAXILAR

DR. JESUS A SARABIA AGUILAR
Ortopedia Maxilar
Fundador y miembro Honorario Asociación Mexicana de Ortopedia Maxilar A.C.
Ex-Director Facultad de Odontología UNAM
Catedrático por oposición en Ortodoncia UNAM
México D.F.

4.) Síndrome de Mordida Mesial

En el campo de una Odontología rudimentaria y artesanal, en el que la habilidad manual era la exigencia primordial para ejercerla y bajo el ámbito de una Clínica simplista de fines del Siglo XIX y principios del Siglo XX, alejada de todo concepto biológico, nació la “Ortodoncia de Angle¨ regida por sus postulados emanados de los conceptos mecanicistas del Positivismo científico imperantes en su época. Y que aún persisten como fundamento de su Clasificación de “Maloclusiones Clases I, II y III” y sustento del Diagnóstico ”Clínico” (?) en Ortodoncia.

El concepto Clásico de “Maloclusión” como Anomalía en cualquiera de sus “Clases” es erróneo.

Carecen de contenido Nosográfico para su interpretación Clínica. No son evolutivas ni en el tiempo y el espacio. Se concretan únicamente a apreciaciones objetivas referenciales de posición dentaria, de sólo valor Histórico por su pretendido contenido teórico.

Al considerar Angle a los Dientes como simple Osteología, confinó a la Ortodoncia al campo de la Antropología Física, estableciendo como “norma” de relación y base de su Clasificación, un concepto estático y fijo de “forma”, ajeno a toda “función”. Sin considerar que es precisamente la “función” la que hace variar la “forma”. Imponiendo así un criterio puramente referencial de posición dentaria para el Diagnóstico de las “Maloclusiones”, carente de todo fundamento científico, biológico y sustento Nosológico en su interpretación. Resultando estimulante para sus seguidores la simplista interpretación “Clínica” de fenómenos biológicos cuya causa no alcanzan a comprender, mediante el artificio de crear una Patología “sui generis”, catalogando en “Clases” toda ausencia de Sintomatología.

El criterio que la Ortodoncia ha mantenido a lo largo de más de 100 años, centrado en un Sistema Dentario Anatómico puramente Morfológico y por lo tánto con grandes limitaciones, hace que su objetivo tenga como única finalidad obtener con exactitud milimétrica las proporciones estéticas de los Dientes, para lograr el máximo de una “belleza estandarizada” de la sonrisa del paciente, pretendiendo crear “esquemas irreales” referentes a su personalidad, al considerar a la perfección de la “Técnica” como el factótum para obtener dicho objetivo.

Este proceder a todas luces erróneo, sólo conduce a una especialización unilateral, parcial y limitada a lo Estático, que al concretarse a una sola parte, hace perder la perspectiva del conjunto, dándo solamente referencias anatómicas cuantitativas de la forma en su exterior.

Lo que induce a la incomprensión de los fenómenos biológicos que contribuyen a la heterogeneidad de los componentes del Aparato Masticatorio integrado en un “todo” como unidad en su forma y función, bajo el Criterio Biológico de la Ortopedia Maxilar.

La Clasificación de Angle no tiene cabida en Ortopedia Maxilar. Es una Clasificación arbitraria, controversial y puramente literaria. Carente de todo sentido biológico y no puede discutirse con rigor científico, ya que las “Maloclusiones” no están consideradas en la Naturaleza, son artificiales y convencionales. De aquí la imposibilidad de su interpretación Clínica, ante la carencia de su traducción Nosográfica.

Los fundamentos científicos y biológicos en los que descansa la Ortopedia Maxilar demuestran que el concepto Ortodóncico de “oclusión dentaria normal” en equilibrio estático y analizados en modelos de yeso es obsoleto e inoperante. El verdadero valor, real, de la oclusión dentaria normal es dinámico y éste sólo se adquiere durante la masticación y únicamente en el acto de la Deglusión, en el que todas las piezas dentarias se encuentran en completo estado de contacto oclusal. Unico instante enque la oclusión dentaria desempeña su verdadera función, al desencadenar una serie de reflejos Neuromusculares que determinan estímulos funcionales en el Sistema Músculo-Esquelético del Aparato Masticatorio.

En Ortodoncia bajo el nombre de “Maloclusión Clase III”, en base a la relación de contacto oclusal de las Primeras Molares Permanentes en sentido Sagital, no se designa una determinada Anomalía de posición dentaria en particular, sino que este confuso e impreciso término encierra un cierto número de Anomalías Maxilares con más o menos la misma apariencia Clínica, pero que en realidad son particularmente de orígen diferente.

Es necesario reconsiderar Genética, Embriológica y Clínicamente, ésta confusa designación en base a la elaboración del proceso Diagnóstico. El sólo decir “Clase III” no es desde ningún punto de vista un Diagnóstico, aunque se le agregue el apellido de “funcional o esquelético”. La absoluta carencia de Sintomatología de una simple apreciación puramente objetiva y referencial de posición dentaria de dos Molares Permanentes en sentido Sagital, impide la evaluación Semiológica de las lesiones que le son atribuídas y por lo tánto, a la integración de un cuadro Clínico fundamentado en las características Patológicas o Hereditarias que contribuyen a la configuración de la Anomalía, que nos ayude a definir con menor dificultad si estamos ante anomalías de forma o variedades en la forma.

Sólo de esta manera podemos llegar al Diagnóstico Clínico correcto y por ende a la decisión Terapéutica acertada.

Un Diagnóstico estrictamente Morfológico y puramente objetivo, sustentado en una apreciación meramente referencial de posición dentaria en los Modelos de Yeso, como se sigue aplicando en Ortodoncia, es un criterio “cadavérico” y resulta totalmente insuficiente e inadecuado para una decisión terapéutica correcta. Porque si la Etiopatogenia de una Anomalía persiste después de su corrección, la Recidiva se presentará forzozamente sin importar el tiempo que dure la Contención, en virtud de que los resultados terapéuticos estables, dependen de la eliminación de las causas que determinaron dicha Anomalía.

En Ortopedia Maxilar las Anomalías del Aparato Masticatorio, denominadas DISGNACIAS, sí están consideradas en la Naturaleza y aunque no caen por completo dentro del concepto de Enfermedad, deben considerarse como tales porque se rigen por las leyes de la PATOLOGIA GENERAL y por lo tánto, son consustanciales a su interpretación Clínica.

Su contenido Genético, Embriológico, Hereditario y Multifactorial de su Etiopatogenia, permiten su traducción Nosográfica para la elaboración del proceso Diagnóstico.

Dado lo anterior, las Disgnacias deben considerarse verdaderos SINDROMES, ya que los Síntomas que los integran se manifiestan como un conjunto de alteraciones Anatomo-Fisiológicas consecuentes a la incorrecta coordinación de las inervaciones Neurovegetativas responsables de la óptima función Músculoesquelética del Aparato Masticatorio como UNIDAD INTEGRAL EN SU ESTRUCTURA, FORMA, POSICION Y FUNCION, de tal manera que la alteración de cualquiera de sus componentes trae como consecuencia y de manera progresiva, la alteración de todos los demás, en virtud de que todos sus componentes sin excepción, se encuentran bajo la influencia directa del Sistema Nervioso. Por lo que sólo puede ser estudiado y comprendido bajo el método interdisciplinario de la Ciencia, sin el cual el concepto de “unidad integral” no puede existir.

Y de ninguna manera bajo el distorsionado concepto de Ortopedia Maxilar por el simple uso de aparatos removibles para entretener a los Odontopediatras y Ortodoncistas que no pueden comprender los complejos problemas Ortopédico-Maxilares.

Amom,A.C.
Huatulco, México 26-30 Nov. 2003
Encuentro Internacional de Ortopedia Dentofacial 8va.Reunión Anual Amom
www.amom.com.mx

AMOM 2015 © ® diseño web: www.veronicataboada.mx